Help

jakob-lorber.cc

La Mosca

La mosca: acumuladora de luz y vida

[11.1] Vosotros preguntáis: “¿Qué es lo que empuja a los espíritus imperfectos a proyectarse en los espacios infinitos?”.

[11.2] Respondo: Nada más que mi Orden eterno, según el cual estos espíritus emigrantes del Sol se encuentran en un estado de saturación de polaridad positiva, pese a que su naturaleza es en el fondo negativa.

[11.3] ¿Qué pasa cuando dos polos idénticos o sea positivos -el uno positivo en sí y el otro en el fondo negativo, pero que se ha saturado de polaridad positiva dado que se alimenta de ella- se aproximan? Se repelerán hasta que el polo positivamente saturado haya soltado o perdido su componente positivo.

[11.4] De modo que también estos minúsculos organismos vivientes citados son negativos en el fondo y pueden permanecer en el Sol mientras conserven tal característica. Sin embargo si, demasiado ávidos, se sacian con una excesiva cantidad de luz de la región de los espíritus solares perfectos de polaridad positiva -de manera que cada vez se distinguen menos de ellos- entonces estos empiezan a expulsarlos a una velocidad fantástica.

[11.5] En realidad, son estos espíritus expelidos los que constituyen la luz emanada del Sol. Al caer en un planeta constituyen su componente positiva que se manifiesta; en sentido estricto una vibración remanente de las delicias de los espíritus perfectos que les proporciona su actividad amorosa.

[11.6] En lo que se refiere a la componente negativa de la luz, es decir, a los minúsculos organismos vivientes expelidos, estos, al entrar la luz en la esfera de un planeta, pronto quedan liberados de toda polaridad positiva. Una vez anulada la saturación, como organismos de polaridad negativa, vuelven al Sol en forma de luz reflejada. Al moverse a la gran velocidad de la luz, siempre se propagan en línea recta. De ello resulta que los objetos iluminados por la luz solar aparezcan ante vosotros tan perfectamente definidos.

[11.7] ¿Por qué se puede ver y distinguir todos los detalles de una forma de esta manera iluminada? Porque toda la materia de la cual una forma está hecha, es un conflicto de potencias espirituales:

[11.8] Cuando los veloces portadores de luz solar chocan con una forma, la misma absorbe las partículas que corresponden a su naturaleza y rechaza en todas direcciones las que no le sirven.

[11.9] El ojo no es más que un órgano perceptor de las diversas condiciones en las que se encuentra la luz, tanto el rayo principal como el reflejado, siendo las condiciones del rayo reflejado consecuencia rigurosa de las características del cuerpo, con las cuales éste compromete al rayo principal cuando choca con él.

[11.10] Sabiendo esto -en los límites de lo asimilable por la inteligencia humana- al final os quedará claro que todo lo que se os presenta como material, en el fondo no lo es, es sólo espiritual. Pero vosotros no podéis verlo porque aún no estáis en la polaridad espiritual. El día que estéis en ella, se dará el fenómeno contrario: veréis sólo lo espiritual. Entonces tendréis que añadir mentalmente todo lo que es material, como ocurre ahora con lo espiritual frente a la materia. Por esto, no os extrañéis si en este mensaje encontráis algunos puntos para vosotros incomprensibles. Para que todos fueran claros a vuestro entendimiento, tendríais que haber pasado desde la materia al puro espíritu, y es demasiado pronto para ello.

[11.11] Os habréis dado cuenta de que en esta revelación os ha sido manifestado mucho de lo espiritual, en la medida de lo posible, con palabras del mundo material. También habréis comprendido lo poco que conocen la verdad quienes no ven sino la materia, y lo poco que aciertan los que no la tienen en cuenta en sus doctas investigaciones.

[11.12] Tras esta excursión en la que se os han explicado las formas diversas de la luz y de la luminosidad, volvamos a nuestro insecto al que tenemos casi olvidado.

[11.13] Me preguntáis: “Pero, ¿qué hace una mosca entre soles y planetas, y entre los espíritus creadores y portadores de luz?”.

[11.14] Aquí tenéis la respuesta: La tarea de la mosca es la de servir de herramienta;

[11.15] debe volverse un espíritu que acumula luz.

[11.16] ¡Éste es el punto esencial!

[11.17] ¿Pensáis que alguna vez podréis aclararos respecto a este ser? Pues habréis de admitir que no tenéis ni la menor idea de qué lugar ocupa en el Orden divino.

[11.18] Poca diferencia habrá entre como vosotros veis una mosca o como la ve otro animal, excepto que vosotros podéis darle nombre y clasificarla dentro del reino de los insectos y presentar aún dos o tres hipótesis más, contemplada desde la cual una cosa aparece en su plena verdad.

[11.19] El sitio que ocupa una cosa en el Orden divino es la base fundamental.

[11.20] Pues, ¿qué viene a ser la verdad de una cosa?

[11.21] Respondo: La verdad de una cosa es su espíritu. Mientras éste no sea encontrado, todo es como una nuez hueca.

[11.22] Así pues, la ubicación en el Orden divino es la base de todo. Veamos dónde colocamos a nuestra mosca.

[11.23] ¿Es sólo espiritual o sólo material?

[11.24] Diréis: “Está entre ambos; pues es material por una parte y, como vive, es en parte espiritual”. Correcto. La mosca se encuentra, como otros innumerables seres, entre las dos polaridades principales: la polaridad positiva vital del Sol y la negativa del planeta, frente al Sol.

[11.25] Quiero decir que es más o menos neutra, ni totalmente positiva, ni totalmente negativa. Ni creadora ni portadora de luz, sino sólo acumuladora.

[11.26] ¿Y qué es la luz?

[11.27] Ya sabéis que es una manifestación del dinamismo de la vida; de modo que luz y vida son idénticas: la luz no es sino una manifestación de vida.

[11.28] Entonces, antes de ser recogedora de luz, ¿no es la mosca recogedora de vida?

[11.29] ¿Cómo se presenta tal vida en la mosca? ¿Acaso como una luz llamativa?

[11.30] Sería ceguera, o una fantasía vuestra afirmar que visteis volar a una mosca cual luciérnaga. La manera como ella conserva en sí la vida es ejemplar:

[11.31] no la despilfarra y, humildemente, se pone un traje oscuro para que la vida pueda prosperar en ella.

[11.32] Sabéis de sus múltiples utilidades; pero el mundo no se las reconoce. Por eso la mosca -por constante y útil que sea en cada uno de sus movimientos- está expuesta a toda clase de desprecios. ¿Por qué? Por ser una recolectora de vida que prefiere que aumente la vida en ella, en vez de presumir con mucho brillo, malgastando muchas energías.

[11.33] ¿Veis ahora dónde está su fundamento y cómo desde él se proyectan rayos en todas direcciones para que podáis ver la victoria que valerosamente intenta conquistar?

[11.34] ¿Cómo se presenta tal victoria?

[11.35] Volvamos a lo básico y resumid lo aprendido hasta ahora. Partiendo del origen de la luz y considerando todas sus manifestaciones, os ha de quedar claro cuál es el problema más difícil de resolver

[11.36] ¿Cómo se consigue capturar la vida libre, si ésta se extiende libremente por todas partes? Y, una vez capturada, ¿cómo se consigue retenerla?

[11.37] Cuando se formó el planeta oímos que la mosca fue la primera criatura perceptible en habitarlo. Allí vimos que, la primera, recolectaba y concentraba en sí la vida dispersa. Ahora, tras las elucidaciones sobre la vida y la luz, la vemos nuevamente como recolectora de vida, pero esta vez entre soles y planetas.

[11.38] ¿Cuál es la diferencia entre hoy y los principios, cuando la mosca era el único habitante de un planeta?

[11.39] Por un lado, ninguna, pues, tanto hoy como entonces, es congruente con su naturaleza y su orden. Sin embargo, por otro lado, hay una infinita diferencia, pues ahora ya se encuentra en el extremo inferior de la escala de la polaridad, en el camino de despegue no sólo para recolectar vida, sino para transformarla en potencias cada vez mayores y más sublimes y, finalmente, en la máxima potencia de la Vida original misma.

[11.40] En aquel tiempo, entre la mosca y la máxima potencia de la Vida, había un abismo infinito, que ahora es cubierto tanto por el hombre, como por la hilera infinita de seres que le precedieron. ¿Acaso no habrá que considerar este hecho como una diferencia infinita entre el entonces y el ahora?

[11.41] Os fue mostrado lo que entonces era este pequeño animal: hoy lo veis también, pero en su victoria. Por eso hay una diferencia infinita entre entonces y hoy, pues entonces la mosca estaba muy lejos de cualquier victoria.

[11.42] ¿En qué consiste esa diferencia infinita?

[11.43] En la propia victoria.

[11.44] ¿Qué es la victoria?

[11.45] ¡La vida mantenida es la victoria!

[11.46] La mosca, ¿cómo conservó la vida?

[11.47] A través de su gran actividad, pues la vida tiene que ser ejercitada. Luego con gran humildad, recogiendo la vida con la más ciega sumisión a mi determinante Voluntad, según la cual, toda vida tiene que pasar por el juicio de la materia para que un día, sin recuerdo, pueda descubrirse a sí misma y ser enteramente consciente de sí misma.

[11.48] Teniendo en cuenta esto y las leyes dadas por Mí para conservar eternamente la vida y, celebrando lo que viene a ser una victoria, comprenderéis lo que os dije: que la mosca con su zumbido os transmite su canto de victoria.

[11.49] Habiendo observado y reconocido esta victoria de la mosca, observemos y realicemos este triunfo en cada uno de nosotros mismos, con la intención de ser cada vez más capaces de aproximarnos los unos a los otros y probar así en nosotros mismos la suprema victoria, que es la reunión de cada vida individual con mi Vida original y eterna.

[11.50] Cómo es posible hacerlo sin perjuicio causado por influencia ajena, de manera que toda forma de vida continúe siendo eternamente independiente, aunque se halle en su más íntima unión con la Vida original, de ello la mosca aún nos cantará una melodía en el capítulo siguiente y último.

Vista escritorio Aviso legal