Help

jakob-lorber.cc

Carta a Laodicea

[3.28] Pero también vosotras, mujeres de Laodicea, escuchad: Así lo quiere el Señor, nuestro Dios de eternidad, que estéis verdaderamente sujetas a vuestros hombres en Cristo, el Señor; porque en el hombre vosotras tenéis la cabeza de Cristo.

[3.29] Pero vosotros, hombres, amad a vuestras mujeres con justa medida y no seáis duros con ellas; pero no exageréis con el amor hacia vuestras mujeres hasta el punto de olvidar al Señor, porque el amor al Señor tiene que ser célibe, es decir, como si no tuvierais mujer.

Vista escritorio Aviso legal