Help

jakob-lorber.cc

Carta a Laodicea

Vosotros habéis sido circuncidados, no con la mano ni el cuchillo, sino mediante el Espíritu Santo, en el momento que habéis abandonado vuestra vida pecaminosa, que había echado raíces fuertes en la carne de vuestro cuerpo; ¡y esto fue una circuncisión verdadera y viva en Cristo! – Carta a Laodicea, Capítulo 1, Párrafo 24

Vista escritorio Aviso legal