Help

jakob-lorber.cc

Carta a Laodicea

Pablo reprende a la comunidad debido a su recaída en la esclavitud de la ley y la exhorta al retorno.

[1.1] Pablo, un apóstol de Jesucristo por la Voluntad y la Gracia de Dios, y el hermano Timoteo

[1.2] a la santa comunidad de Laodicea y a todos los hermanos creyentes en Jesucristo pertenecientes a ella y a los sabios en el Espíritu de Dios: ¡Que la Gracia esté con vosotros y la verdadera Paz de Dios, nuestro Padre, en el Señor Jesucristo!

[1.3] Pues estamos agradeciendo, alabando y glorificando todo el tiempo a Dios, al Padre de nuestro Señor Jesucristo, y pensando en vosotros con gran cuidado y orando constantemente a Dios por vosotros.

[1.4] Porque hemos oído, a través del Espíritu del Señor, del hermano Epafras y de Ninfas, que habéis caído en algunos puntos

[1.5] y os habéis elegido un obispo y un sacerdocio, y queréis hacer un ídolo de Cristo — y os habéis reservado una casa (como templo), un día festivo y vestiduras adornadas,

[1.6] de igual manera como fue en la época en la que la circuncisión de la carne tenía aún valor ante Dios, (costumbre que existió en parte entre los gentiles y en parte entre los judíos); circuncisión que Él había ordenado en el tiempo del padre Abraham como señal de la circuncisión verdadera del Espíritu a través de Jesucristo que está en vuestro interior.

[1.7] Y ahora, para que estéis enterados, os hago saber sobre la lucha que tengo que sufrir por vuestra causa, vosotros que habéis visto o no la carne de mi persona

[1.8] y para que, con gran vigor, seáis exhortados en vuestros corazones y así queráis unificar y fortalecer vuestro amor en el cual se encuentra toda riqueza de tal entendimiento que reconoce el gran secreto de Dios, del Padre, guardado en Su Hijo Jesucristo,

[1.9] porque en este secreto están escondidos todos los tesoros de la Sabiduría y del reconocimiento vivo en el Espíritu.

[1.10] Pero por eso os exhorto para que nadie os seduzca con discursos razonables, palabras adornadas o filosofías de los gentiles.

[1.11] Porque el razonamiento es también propio en los animales como la filosofía en los gentiles que hacen sacrificios a los ídolos muertos.

[1.12] Pero vosotros habéis sido comprados, a través de la muerte del Uno, para la Vida eterna en Dios, en el Padre, ¡¿por qué entonces queréis consagrar vuestro corazón otra vez al espíritu de la muerte, si éste ya se ha convertido en un santuario del Espíritu Santo?!

[1.13] Si bien no estoy físicamente con vosotros, no obstante en espíritu estoy siempre con vosotros mediante el Poder de Cristo en mí y veo vuestra fe y vuestras obras

[1.14] y por eso os quiero seriamente exhortar y mostrar cómo algunos de vosotros, queridos hermanos, han caído en una gran insensatez, pues conozco sus motivos fingidos y sé lo que ellos quieren.

[1.15] Pero que sea así: que mantengáis a Jesucristo, como Le habéis recibido y Le habéis aceptado de mí, y que también caminéis de acuerdo al Evangelio que os he predicado fielmente,

[1.16] y que echéis fuertes raíces en el mismo y que seáis firmes en la fe, como os he enseñado a todos en el Espíritu de nuestro Señor Jesucristo, el Hijo vivo de Dios, que gobierna en la diestra del Padre por la Eternidad.

[1.17] ¡Pero así, como queréis ser ahora y que se hagan las cosas, sois adversarios de Cristo y de Su Palabra!

[1.18] Entonces, ¿qué es lo que queréis? — ¿Queréis ser de nuevo esclavos, siervos duramente tratados por la ley y víctimas del pecado y de la muerte, después que todos hemos sido liberados a través de Jesucristo?

[1.19] ¡Escuchadme! Os digo: ¡Mirad bien para que no seáis engañados y enajenados a través de vuestra sabiduría mundana y la doctrina falsa de aquellos entre vosotros que temen más a los romanos y a los judíos ciegos que al Señor de la Gloria que nos ha redimido; Señor que a través de Él han sido creados: nosotros, el Cielo, la Tierra y todas las cosas!

[1.20] Y cuando estuve entre vosotros, vuestros sabios mundanos me preguntaron cuál es la diferencia entre Dios y Su Hijo Cristo. — Yo tomé la palabra y les dije:

[1.21] «¡Escuchad hermanos! Dios es Uno, y Cristo es Uno; y dado que no hay más que un solo Dios, entonces no hay más que un solo Cristo. ¿Qué diferencia debe haber entre Dios y Cristo? — ¡Dios es el Amor, y Cristo es la Sabiduría en Dios, y la Luz, la Verdad, el Camino y la Vida eterna!

[1.22] Toda la plenitud de la Divinidad habita corporalmente en Cristo, y en Él somos perfectos; porque Él es el Fundamento y la Cabeza de toda Gloria, de todo Poder y Fuerza, de toda autoridad del mundo, y es un Príncipe de todos los principados de la Tierra».

[1.23] Si yo, Pablo, os he hablado de esto en espíritu y en toda verdad, ¡¿cómo os dejáis confundir ahora por doctrinas de hombres y estatutos mundanos?!

[1.24] Vosotros habéis sido circuncidados, no con la mano ni el cuchillo, sino mediante el Espíritu Santo, en el momento que habéis abandonado vuestra vida pecaminosa, que había echado raíces fuertes en la carne de vuestro cuerpo; ¡y esto fue una circuncisión verdadera y viva en Cristo!

[1.25] ¡Porque con Cristo fuisteis sepultados para el mundo en vuestra carne pecaminosa a través del bautismo con el Espíritu Santo y después habéis resucitado de nuevo por Cristo a través de la fe viva y del amor hacia Él!

[1.26] ¿Qué queréis hacer entonces con la vieja circuncisión que ya dejó de ser? ¿Qué con la ceremonia que ya no tiene valor alguno porque Cristo ya vino y ha resucitado, y nosotros con Él? Entonces, ¿qué queréis con el Sabbat (celebración del sábado), si Cristo obró cada día y aun obra hoy, de tal manera que convirtió cada día en un día del Señor; por eso no celebró el Sabbat?

[1.27] Pero os conozco y por eso os digo: Cristo, como es Él, quiere ser pobre en el mundo, ¡pero vosotros queréis oro! — ¡Este es el motivo por el que queréis una casa de oración, un día festivo y vestiduras adornadas!

[1.28] Vosotros decís que Dios, mediante Cristo, Su Hijo, no abolió en ningún punto los preceptos de Moisés, sino más bien que los ha confirmado en la última cena; y por tanto debería existir también una ceremonia de sacrificio.

[1.29] ¡Pero yo, Pablo, un apóstol del Señor, y elegido por Dios, y que muy bien estoy lleno del Espíritu Santo; ¿cómo es que el Espíritu de Dios nunca me ha indicado hacer tales cosas a pesar de que fui, antes de mi llamado, un sirviente y esclavo del templo mucho más bribón que lo que vosotros jamás fuisteis?!

Vista escritorio Aviso legal