Help

jakob-lorber.cc

Carta a Laodicea

[2.28] Porque el Señor no tiene complacencia en el ayuno del estómago, pero sí, en el del corazón, por eso, ayunad día y noche en el corazón, entonces así ayunaréis en el espíritu y en la Verdad.

[2.29] Pero si queréis ayunar según la doctrina hipócrita de aquél que, ante vosotros aparenta como si ahora estuviera ya más en el Cielo y que tan sólo le queda un pie sobre la Tierra, entonces vuestro ayuno sería igual al de los gentiles que comen en sus días festivos las golosinas más refinadas, para después estar tanto más libidinosos que en un día común y corriente en que tienen su alimento diario habitual.

Vista escritorio Aviso legal