Help

jakob-lorber.cc

El Gran Evangelio de Juan

[2.111.4] Dios nunca ha enseñado a los hombres a honrarle con los labios teniendo frío el corazón. Mas como Samuel oraba en voz alta ante el pueblo, al igual que algunos profetas, y como David cantaba sus salmos a Dios, el Señor, y Salomón su Cantar de los Cantares, el pueblo empezó a orar hueramente sólo con los labios y a hacer sacrificios vanos.

Vista escritorio Aviso legal