Help

jakob-lorber.cc

El Gobierno de Dios

Así habló el Señor en mi interior para cada uno, verdadera y ciertamente:

[1.3.1] Yo soy un buen Hospedero... No se pierde ni una sola miga... Quien invierte su capital en Mí, a él le producirá grandes intereses, porque figurará registrado en mi Corazón y los intereses crecerán eternamente. Mira arriba, necio, ¡mira el cielo estrellado! ¿Quién, jamás, contó los Soles cuyo número no tiene fin –– y las Tierras, todas, que he creado y colocado alrededor de ellos? Y Yo, que soy verídico en cada una de mis palabras, te digo: Por un céntimo de tu capital doy una Tierra, y por un trago de agua fresca un Sol... En verdad, te digo: ¡El menor servicio del amor al prójimo prestado tendrá su recompensa inimaginable!

[1.3.2] Me preguntas si en todas partes hay hombres como en la Tierra que tú habitas, y te digo que sí... En todas partes hay hombres que surgen de mis entrañas y que me reconocen conforme a la naturaleza de mis entrañas... Están los que surgen de mis manos me reconocen en mis manos, y los que surgen de mis pies me reconocen conforme a mis pies... Los que surgen de mi cabeza me reconocen conforme a mi cabeza, y los que surgen de mis cabellos me reconocen conforme a mis cabellos... Los que surgen de mi región lumbar me reconocen conforme a ésta... En resumidas cuentas, todos me reconocen conforme a la parte Mía de la cual surgen. Y su vida y su bienaventuranza corresponden a la parte de la cual surgieron... Todos son mis criaturas que amo, porque Yo soy puro Amor y por toda parte soy el Amor mismo.

[1.3.3] Pero a los hombres de esta Tierra los llamé desde el centro de mi Corazón y los creé perfectamente conforme a mi Imagen, y no quiero solamente que sean mis criaturas sino mis hijos queridos... Los que no sólo me reconocen como Dios y Creador sino como su buen Padre que después de un período de prueba quiere volver a acogerlos, para que allí tengan todo lo que Él mismo tiene y para que vivan eternamente con Él, y junto con Él reinen y juzguen el universo. Pero ya veis: mientras todas mis criaturas me aman como a su Creador, llenas de gratitud por su existencia, únicamente mis hijos no quieren a su Padre y desprecian su Amor...

[1.3.4] Te digo que me entristezco al ver como cada hora miles y miles se mustian y mueren... ¡Si tan sólo les pudiera ayudar! ¿No es una pena si el Todopoderoso no puede ayudar?

[1.3.5] Y de nuevo me preguntas cómo es esto posible... Te digo que así es, porque todas mis criaturas están sujetas a mi Poder, mientras que mis hijos están sujetos a mi Amor... Mi Poder ordena y sanciona, pero mi Amor no hace sino desear e incitar a los hijos libres con toda dulzura; pero los hijos libres se tapan los oídos y no quieren ver el semblante de su Padre. Si ellos que son tan libres como Yo no quieren, entonces no les puedo ayudar... Mi Poder está sobre todo; pero mi Voluntad está sumisa a mis hijos. Que cada uno sea consciente: Yo soy vuestro Padre, pero también soy vuestro Dios y fuera de Mí no hay otro... ¿Cómo me queréis, como Padre o como Dios? Vuestros hechos me darán la respuesta decisiva...

[1.3.6] Por esto recordad: El Amor no mora sino en el Padre y se llama el Hijo. El que desprecia al Amor recae a la poderosa Divinidad y perderá su libertad para siempre, con lo que le tocará la muerte eterna; porque la Divinidad reside también en el infierno, pero el Padre mora únicamente en el Cielo... Dios juzga todo conforme a su Poder; pero la Gracia y la Vida eterna residen únicamente en el Padre y se llaman el Hijo. La Divinidad mata todo; pero el Hijo o el Amor en Mí tiene Vida, da Vida y vivifica...

[1.3.7] Todo esto dice el buen Hospedero y Padre prudente a todos sus hijos para que se mejoren, para que un buen día puedan tomar posesión de la herencia que Yo desde la eternidad les he preparado y guardado tan fielmente.

Vista escritorio Aviso legal