Help

jakob-lorber.cc

El Gobierno de Dios

[1.14.10] Yo por lo menos lo hice, nada más despertarme, pero me tenía que convencer de que todas cosas se habían vuelto mudas y ellas tampoco comprendían lo que les decía yo. El gorjeo de los pájaros, el gimoteo de los animales, el borboteo de la fuente y todos los ruidos que produce la flora, enseguida los percibí, ¡pero menudo susto al quedarme claro que ya no comprendía nada de lo que ellos me decían!

[1.14.11] No es que me haya asustado por no poder tener ya esta comunicación... pero lo que sí me ha asustado profundamente ha sido la pérdida incomparablemente mayor de la Gracia del Padre santo de toda criatura...

[1.14.12] Ved, todo lo que perdí, también vosotros lo perdisteis por mi culpa –– menos uno, al cual no merezco llamarle hijo mío... El cual continúa en la plenitud de la Gracia y en la de la Bendición y el que ante los ojos omnividentes del Padre, ante su Amor y su Espíritu continúa puro y justo, en todo Poder y Fuerza.

[1.14.13] Y éste es mi querido Abel al que el Señor tan sumamente justo también nos ha quitado, dado que ya no le veo por ninguna parte... y esto seguramente será para que todos nosotros nos volvamos conscientes de lo que significa el haber caído de la Gracia del eterno Amor a la Justicia severa del Señor –– por el pecado de la desobediencia despreocupada con sus Leyes del Amor tan sumamente suaves y los Mandamientos de la Gracia tan fáciles.

Vista escritorio Aviso legal