Help

jakob-lorber.cc

El Gobierno de Dios

Por esto, ¡Huye! Y llora e implora allí adonde te lleven tus pies. Donde ya no puedas mantenerte de pie, ¡allí quédate, llora, implora y reza, para que no perezcáis, tú y Eva, y todos los demás por culpa tuya!». – El Gobierno de Dios, Libro 1, Capítulo 13, Párrafo 30

Vista escritorio Aviso legal