Help

jakob-lorber.cc

El Gobierno de Dios

Así habló el Señor en mi interior (Jakob Lorber) para cada uno, verdadera y ciertamente:

[1.1.1] Quien quiera hablar conmigo, que venga a Mí, y le pondré la respuesta en su corazón... pero únicamente los puros cuyos corazones están llenos de humildad percibirán el sonido de mi voz.

[1.1.2] Y quien me prefiere ante el mundo... quien me ama como una novia delicada ama a su novio, con él andaré cogido de su brazo. Él siempre me verá como un hermano al otro y como Yo ya le veía hace eternidades, antes de que él existiera.

[1.1.3] A los enfermos diles que no se aflijan por su enfermedad, sino que en su interior se dirijan a Mí y que tengan fe. Los consolaré y un flujo de bálsamo delicioso se derramará en sus corazones, y se les abrirá la fuente inagotable de la Vida eterna... Se curarán y se reanimarán como la hierba después de un chaparrón.

[1.1.4] A los que me buscan, diles que estoy en todas partes o en ninguna. Estoy en todas partes donde me aman y cumplen mis mandamientos, y no estoy donde sólo me rezan y me adoran. ¿Acaso el amor no es más que la oración, y el cumplimento con mis mandamientos no es más que una mera veneración? De cierto te digo: Aquel que me ama me adora en espíritu; y aquel que cumple con mis mandamientos me honra verdaderamente. Sólo el que me ama puede cumplir con mis mandamientos... Y si me ama, ya no le afecta otro mandamiento que éste: que me ame a Mí y a mi Palabra viva que implica la verdadera Vida eterna.

[1.1.5] A los débiles diles de mi parte que Yo soy un Dios poderoso. Que todos se dirijan a Mí y Yo los perfeccionaré. De aquel que caza mosquitos haré un domador de leones... pero el tímido destruirá el mundo... y los fuertes de la Tierra serán dispersados como la paja.

[1.1.6] A los bailarines y bailarinas diles sin escrúpulos que todos son víctimas de Satanás. Porque él los coge a todos por los pies y gira con ellos como un torbellino para que se mareen al máximo y ya no puedan estar de pie, andar, estar sentados, dormir, descansar, ver, oír, oler ni tampoco sentir; pues, resultan como muertos... por lo que tampoco pueden ser socorridos... Y si a pesar de todo quisieran dirigirse a Mí, les pasaría lo mismo que a uno a quien uno muy fuerte le coge por los pies y le gira alrededor de él... y aunque él procurase mirar al cielo, en vez del Sol sólo vería una raya luminosa –– una raya que le cegaría, con lo que cerraría los ojos y ya no vería nada.

[1.1.7] A aquel cuyos ojos físicos son ciegos, todavía le queda la visión del espíritu; pero aquel que se ha vuelto ciego en el espíritu seguirá siendo ciego eternamente.

[1.1.8] A los jugadores diles que ante todo se están jugando la Vida y a la vez todo lo que les estaba dado para fomentarla. Porque el juego es un pozo lleno de inmundicias dañinas, mientras que los jugadores se imaginan que es una fuente de oro. Por esto hozan continuamente en él, intoxicándose con el aire pestífero que respiran, y en vez del oro imaginado sólo encuentran la eterna muerte espiritual.

Vista escritorio Aviso legal